Estructuras piramidales

 

          Se han realizado y se siguen realizando muchos experimentos, no siempre con éxito, con la estructura piramidal. Lo cierto es que aunque aún no se ha conseguido desvelar su misterio, las pirámides son sin lugar a dudas un potente acumulador de energía.

Pero para ello es necesario que se cumplan algunos requisitos. Uno imprescindible es la orientación, si sus caras no están perfectamente alineadas con los puntos cardinales, se pierde su poder. Las medidas y la inclinación son otros condicionantes que afectan en el nivel energético obtenido con la estructura.

En Cuba, y gracias al tesón del Dr. Ulises Sosa Salinas (precursor en su utilización terapéutica), las estructuras piramidales son usadas con éxito en los hospitales y clínicas de la isla. Se utilizan principalmente en terapias antirreumáticas, antiinflamatorias, antiestrés y relajantes.

He leído muchos libros y artículos sobre experimentos con pirámides a escala. Solidifican la miel, las semillas germinan antes y con más fuerza, las plantas crecen vigorosas, el agua se vuelve más pura y aumenta su energía transmitiéndola al cuerpo (si se usa para beber o a las plantas si se riegan con ella), la carne se deshidrata, los alimentos y las flores se conservan durante más tiempo, alivia dolores de cabeza, artritis, heridas, combate el insomnio,… una hora de sueño bajo la pirámide revitaliza el organismo, se usa para la meditación, afila hojas de cuchilla, tijeras y cuchillos,… y así una larga lista. Pero acompañando a estos éxitos también hubo muchos fracasos. Lo que funciona con unos a otros no les funcionaba. ¿Por qué? No puedo afirmarlo, pero no debemos de olvidarnos de proceder de acuerdo a unas reglas. Lo primero es no olvidarnos de colocarla perfectamente orientada hacia el Norte magnético, nunca con el geográfico, ya que existe una variación de unos 7 grados, si mal no recuerdo.

Si colocamos nuestra estructura en una zona neutra parece ser que ésta atrae o eleva la energía. Se obtienen unos registros de hasta 11500 UB, dependiendo de la calidad biótica del terreno donde coloquemos la estructura; es decir, si en el lugar neutro donde la colocamos obtenemos un registro de 7800 UB, la estructura ampliará en su interior este registro hasta unos 11500 UB, y si el lugar es de 7600 UB, el nivel alcanzado será de unos 11200 UB. ¿Y qué sucede si no sabemos dónde ponemos nuestra pirámide y la colocamos sobre una red telúrica? El poder energético de nuestra pirámide quedará mermado, ya que la media de la calidad biótica del lugar del asentamiento será bastante más baja.

Creo que para resultados óptimos, se deberían usar estructuras de al menos de 20 cm. de altura. Las 3 famosas pirámides de Egipto tienen un ángulo de inclinación cercano a los 52 grados, y los materiales deberían ser lo más naturales posibles.

 

         EXPERIENCIAS CON ESTRUCTURAS

Agradezco enormemente el esfuerzo investigador realizado por mis antecesores, ya que nos han marcado el camino a seguir a todos los que nos interesamos por el entramado energético en que nos desenvolvemos.

 

         PRÁCTICAS PIRAMIDALES

Desde que visité Egipto, el construir unas pirámides era sin duda una de mis asignaturas pendientes. Hice una en cartón (sin forrar de aluminio), que no guarda las proporciones de sus famosas hermanas mayores (33 cm. de base y 30 cm. las aristas). Introduje en ella una manzana y ahora tengo una manzana pasa, completamente deshidratada, que desprende un maravilloso olor similar al del buen vino.

Mi intención era construir tres pirámides estructurales en diversos materiales (aluminio, madera y hierro). Hay contradicciones acerca de que las estructuras de materiales conductores no funcionan correctamente y aún no he encontrado ninguna explicación razonable. Por ese motivo, y por mi condición de investigador de las energías, necesitaba comprobarlo personalmente.

De momento solo las he realizado con dos materiales, la de madera, queda pendiente para una próxima ocasión.

 

        PIRÁMIDE DE ALUMINIO

 

Material utilizado: Ángulo de aluminio de 40 mm. de aluminio normal comprado en un almacén de bricolaje.

Tipo de unión: Remaches de aluminio, con clavo de hierro

Medidas: Base 52 cm., aristas 50 cm.

He de reconocer que una estructura presenta muchas dificultades. Parece un trabajo sencillo, pero no lo es. Los ángulos son de 90º. Cuando intentas juntar las cuatro aristas te das cuenta de que necesitas una mayor abertura, con lo cual el primer trabajo fue el dar a los ángulos una abertura de unos 135º. Al final desistí de poner base a la pirámide, con lo que el resultado final es el de 4 aristas angulares que forman la pirámide.

La separación en las bases tampoco resultó del todo homogénea con una variación de alrededor de medio centímetro. Para orientarla sin problemas, hice un taladro en las aristas que forman la cara Oeste, a unos 3 cm. de la base, y las uní con un hilo. Coloqué debajo la brújula, haciendo coincidir el hilo con la aguja de la misma.

Situé la pirámide en un lugar al azar, y medí su vibración energética con ayuda de un péndulo y el Biómetro de Bovis. La calidad biótica del terreno era de 7600 UB, y en la pirámide de 10100 UB. Algo fallaba, el incremento no era el esperado. Miré si estaba sobre una geopatía y, efectivamente, una línea Curry ocupaba un tercio de la pirámide. La coloqué en un lugar sin alteraciones, y la medida ascendió hasta las 11200 UB.

He testado pirámides que alcanzan las 11500 UB, pero estoy convencido de que esto depende de la calidad biótica del terreno. Si colocamos nuestra pirámide sobre un terreno con 8500 UB, sin duda alcanzaremos una medicion algo superior a 11500 UB, siempre que una geopatía no reste energía.

         Experimento: Corté un trozo de filete magro de ternera y lo suspendí con un hilo del vértice de la pirámide, quedando éste en el primer tercio superior. Cuando lo miré a las 12 horas, comprendí que estaba funcionando correctamente. Estaba arrugado y en marcha el proceso de deshidratación. A las 48 horas retiré la carne; estaba dura como una piedra, sin líquidos y sin olor.

Decidí entonces ampliar el experimento. Del muslo de un pollo corté dos dados de carne, que situé fuera de la pirámide, uno en un lugar limpio de geopatías y el otro en un cruce de la red Curry. El hueso con el resto de la carne lo suspendí de la pirámide con un hilo.

Resultado a las 48 horas: El trozo de pollo del cruce Curry no podías acercarlo a la nariz debido al olor tan fuerte a putrefacto; el otro trozo también olía mal, aunque menos intenso; y el trozo de la pirámide no olía y estaba casi deshidratado por completo. Creo que habría necesitado otras 48 horas para terminar el proceso. Pero yo no disponía de más tiempo.

 

        PIRÁMIDE DE HIERRO

 

Material utilizado: 4 varillas cilíndricas de acero roscadas en los extremos.

Tipo de unión: Soldadura eléctrica.

Medidas: Base 63,5 cm., aristas 60,5 cm.

       Experimento: La medida del interior de la pirámide en un lugar limpio era igualmente de 11100 UB. Repetí con un trozo de carne de ternera, e igualmente quedó por completo deshidratada a las 48 horas, como sucedió con la pirámide de aluminio.

        Debido a las informaciones recibidas de que era necesario utilizar material dieléctrico para un correcto funcionamiento, mi intención era aislar las patas con tacos de goma en caso de un mal funcionamiento. No fue necesario, el resultado es el mismo.

        En mi opinión los supuestos estudios que desaconsejan algunos materiales para la construcción de estructuras atienden a fines puramente comerciales.

       Creo que el experimento es sencillo de realizar, y puede aportar “luz” a quien lo realice. Yo por mi parte seguiré investigando.

 

         NUEVAS APORTACIONES SOBRE LA ESTRUCTURA PIRAMIDAL

Primera:

Han pasado 8 décadas desde que Antoine Bovis descubrió para todos el poder energético de las pirámides. Desde entonces son muchos los que se benefician con el uso de estas estructuras.

Hasta ahora, se ha seguido el patrón establecido por los antiguos egipcios; en la mayoría de los casos se han copiado las medidas de la gran pirámide de Keops, reproduciendo escalas de la misma. Entienden ésta como la forma perfecta, en parte debido a la gran cantidad de mensajes o coincidencias que encierran sus distintas medidas.

Cuando visité Egipto, descubrí su principal secreto, las tres pirámides de la meseta de Gizeh están construidas sobre tres Vórtices de Energía, pero no es esto de lo que quiero hablar. Hasta ahora todos sabemos que una pirámide no funciona o no acumula energía en su interior si no está con una de sus caras perfectamente orientada al Norte magnético (al igual que sus tres hermanas mayores), admitiendo tan solo una pequeña desviación. Gracias al Biómetro he descubierto su otra posición energética. Y lo mejor de todo, esto es fácilmente comprobable por todo aquel, piramidólogo o no, que quiera hacer la prueba.

Para esto y para muchas cosas más sirve el Biómetro. Un día experimentando con una estructura fabricada por mí mismo con unos ángulos de aluminio, me dediqué a girarla consultando su vibración con el Biómetro. Descubrí que si la giraba 45º y ponía una de sus aristas apuntando al Norte magnético funcionaba igualmente, es decir arrojaba una medición de 11200 UB (igual que si ponía cada una de sus caras hacia los cuatro puntos principales).

Para todos aquellos que no puedan comprobarlo con el Biómetro, les invito a realizar la siguiente prueba. Pueden utilizar un pequeño trozo de carne de ternera (20 o 30 gr.) colgándole del vértice de la pirámide. Orienten ésta con una cara hacia el Norte. La carne tardará entre 2 y 3 días en deshidratarse por completo, dependiendo del tamaño de la misma, con total ausencia de olor (es decir, no entrará en descomposición). Esto funcionará siempre que la pirámide no sea colocada sobre una geopatía, ya que la acción de ésta descompensaría el aporte energético.

Para los piramidólogos que no sean radiestesistas, en caso de no funcionar el experimento o demorarse el efecto en el tiempo, deben de mover la estructura unos 50 cm. en cualquier dirección, y volver a repetir la prueba hasta que se consiga. Repito, esto se logrará siempre que la pirámide no ocupe total o parcialmente una geopatía.

Después de realizada la prueba con éxito, girar la pirámide 45º, de forma que cada arista mire a uno de los puntos cardinales, y repetir. El resultado debe ser idéntico. Aconsejo esta misma prueba para determinar si un lugar es bióticamente limpio y adecuado para el uso terapéutico de la estructura.

Segunda:

Hasta ahora la forma más imitada es la de la pirámide de Keops, en cuya proporción las aristas son un poco más cortas que los lados de la base. En Europa hay constructores que realizan estructuras mucho más estilizadas, siendo en este caso las aristas más largas que los lados de la base. Y, por último, hay quien prefiere dar la misma longitud a los lados que a las aristas.

Yo he testado las tres formas estructurales sobre un terreno limpio de geopatías y con una calidad biótica de 7600 UB, obteniendo los siguientes resultados:

- escala de Keops, 11200 UB,

- pirámide alargada, 10500 UB (variable dependiendo de su forma, cuando más estilizada menor nivel energético), y

- la estructura compensada con sus 8 lados iguales (base = arista), 11500 UB.

Lo siento, pero en este caso no tengo otra forma de demostrarlo. Tan solo el Biómetro, y un pensamiento lógico: Después de comprobar por otros métodos un resultado positivo, no puedo pensar en el siguiente como erróneo.

De las más de 100 pirámides censadas en Egipto, tan solo en las tres de la meseta de Gizeh se superan las 13000 UB (la de Kefren con 13500 UB, la de Keops 13300 UB y 13000 UB la de Micerinos). En el resto de las pirámides prospectadas en este país, la medición es variable (entre 8000 y 10500 UB). La calidad biótica del terreno más común en Egipto se sitúa en las 7200 UB.

Hay teorías que señalan que a mayor densidad de volumen en el cuerpo de la pirámide mayor acumulación bioenergética. No estoy de acuerdo con esta afirmación. Al contrario, entiendo que lo que capta la energía es la forma, sin importar el material, el tamaño o la densidad de su estructura. Es posible que en una pirámide hueca, pero con sus caras cerradas, los registros sean algo más altos que en las estructuras abiertas; este hecho aún no lo he comprobado.

Hay algo que es lógico, a mayor superficie en la base, mayor cantidad de líneas y cruces geopáticos en su interior, por tanto menor calidad biótica media en su superficie y, desde mi percepción, menor nivel bioenergético almacenado (ya que la estructura piramidal aumenta porcentualmente el nivel energético, y éste varía proporcionalmente con la calidad biótica de su volumen).

La medida máxima de la base para poder situar la pirámide en un lugar “limpio” sería de 2x2 m.; y esto siempre que la pirámide sea colocada por un radiestesista que detecte todas las alteraciones.

Las pirámides de Gizeh, además de ser atravesadas por un vórtice, no contienen en su superficie ninguna línea Hartmann de 2º, 3er o 4º orden, ni ninguna otra geopatía, con excepción de las líneas y cruces Hartmann de 1er orden, y las líneas y cruces Curry que inevitablemente surcan su interior. Además es muy probable que, antes de que se descubriese la electricidad, estas redes fuesen mucho menos agresivas que ahora. Es lógico pensar que cuando fueron construidas el nivel energético de su interior fue más elevado que el actual.

Tercera:

Existen en el mercado camas con forma piramidal. El problema es alojarlas en un dormitorio, ya que deben ser orientadas hacia el Norte. Encontrar un espacio neutro de 2x2 m., es bastante difícil, pero no imposible. En el caso de que esto suceda, mi opinión es que las 11500 UB que puede llegar a generar esta estructura durante 8 horas de uso es un exceso energético para una persona sana. Sin embargo, sería muy útil para una persona enferma. Lo normal es que prácticamente ninguna alcance estos registros ya que su base estará surcada por alguna geopatía.

Existen en el mercado otro tipo de pirámides que utilizan un Acupresor y que emiten niveles mucho más altos, ideales para restablecer la energía perdida. El problema es saber cuantificar el tiempo de terapia que necesitaría cada paciente. Para ello es necesario poder ser consciente del inconsciente de la persona enferma, ya que cada caso requiere una terapia distinta.

Cuarta:

LA EPP

En mi búsqueda he realizado descubrimientos realmente importantes. He descubierto lo que yo denomino “chacras piramidales”: los 8 puntos por donde la forma piramidal canaliza o atrae la energía. Potenciando estos puntos he conseguido un prototipo que emite 21500 UB o 33000 UB, dependiendo de que se activen 4 u 8 de estos puntos. Añadiendo otras formas a las pirámides se consigue elevar la vibración hasta las 45000 UB.

La he bautizado con las siglas EPP (estructura piramidal potenciada).

Considero que estas estructuras son ideales para restablecer niveles energéticos perdidos por personas enfermas. Pero entiendo que su uso debe quedar reservado a personas que sean capaces de determinar los tiempos de exposición precisos para cada persona afectada. En ningún caso son aptas para el uso generalizado, este es el motivo por el que no me planteo el comercializarlas de momento.

 

         ENERGIZACIÓN DEL AGUA CON PIRÁMIDES

He decidido realizar este estudio radiestésico debido a que hay muchas personas interesadas en el tema, y que no tienen claro el tiempo que tarda este elemento en adquirir la energía del lugar donde reposa. Este mismo estudio ya lo había realizado con anterioridad pero a la inversa, es decir colocando el agua sobre geopatías para saber cuánto tiempo tarda esta en mimetizarse con la energía del lugar. En ambos casos los resultados en cuanto a tiempo son idénticos.

Estudio realizado en un lugar con una calidad biótica de 7600 UB, utilizando una pirámide de aluminio de fabricación propia con una emisión de 11200 UB y una botella de agua con una calidad biótica de 7200 UB

 

         ENERGIZACIÓN BAJO LA PIRÁMIDE:

Tras una hora--------------------- 9200 UB

Tras hora y media------------- 10500 UB

Tras dos horas------------------- 11200 UB

 

          FUERA DE LA PIRÁMIDE

Tras dos horas se mantienen los niveles de 11200 UB

Tras dos horas y media------ 10800 UB

Tras tres horas------------------- 10600 UB

Tras tres horas y media ----- 10200 UB

Tras cuatro horas---------------- 9600 UB

Tras cuatro horas y media---- 9000 UB

Tras cinco horas y media------ 8200 UB

Tras seis horas-------------------- 7600 UB

 

            

 

El agua en el interior de la pirámide tarda dos horas en alcanzar su máximo energético y lo seguirá manteniendo mientras permanezca en ella. Al sacarla, tarda seis horas en recuperar el valor del lugar donde se deje reposar. El agua que se deposita en un lugar geopatógeno también tarda dos horas en adquirir el nivel energético del mismo.

 

ANTIPIRÁMIDE:

Es mucho lo escrito acerca de las propiedades del campo generado por la estructura piramidal por debajo de la misma y sobre ella, he querido comprobar cuales son los valores energéticos que arroja la proyección de la estructura en el campo energético conocido como antipirámide, para ello he colocado una estructura sobre cuatro sillas y cuatro naranjas suspendidas, de forma que cada una de ellas ocupe un campo distinto en el interior de la pirámide, bajo ella y sobre la misma. La estructura está colocada en un lugar neutro con una calidad biótica de 7600 UB, las naranjas, todas ellas, cuentan con un nivel energético de 7500 UB antes de comenzar el experimento.

Tras dos horas de exposición las naranjas son retiradas y tras comprobar el nivel bioenergético de las mismas los resultados revelan que las dos que se situaron en el interior de la estructura, una en la parte cercana al vértice y la otra cercana a la base  han elevado sus niveles por igual, ambas arrojan unos registros de 9600 UB, sin embargo la de la antipirámide inferior solo ha alcanzado 8000 UB y la que a estado bajo la acción de la antipirámide superior arroja un registro de 8600 UB. En ambos casos los niveles alcanzados son inferiores a los conseguidos en el interior de la estructura. He de destacar que la subida energética que experimenta todo aquel que se decide a utilizar una estructura piramidal, suele tener un efecto medio de dos horas,  estos niveles bajan paulatinamente y el momento de medir los registros para saber cual es el verdadero aporte energético siempre sería dos o tres horas después de salir de la misma, en el caso de las naranjas dos horas después de la exposición mantenían un registro residual de 7800 UB.  Aun siendo aparentemente más efectiva la antipirámide superior que la inferior mi recomendación es no utilizar la antipirámide superior, no emite buenas vibraciones aunque se aumente la densidad energética sobre la estructura, no sabría explicar la razón exacta de mi recomendación, pero la idea es clara, no es cierto que la antipirámide genere más energía fuera que dentro de la estructura, por lo tanto lo ideal o lo inteligente sería utilizar el interior de la estructura.

 

                          

 

CONCLUSIÓN:

 Todos aquellos que se decidan a utilizar una estructura piramidal para aumentar y equilibrar su nivel bioenergético ha de tener en cuenta los siguientes factores:

1º) La estructura magnéticamente ha de estar perfectamente orientada, cada cara de la misma ha de mirar a un punto cardinal, se hace imprescindible la utilización de una brújula el error permitido en la orientación es inferior a 5º, en caso de no estar perfectamente orientada,  no funciona, este detalle no debemos olvidarlo en ninguna circunstancia.

2º) El material empleado en la estructura carece de importancia, hay un fabricante de estructuras que afirma que deben ser de madera o de un aluminio especial, miente, desconozco si lo hace por ignorancia o simplemente para incentivar la venta de sus productos, la forma es la que atrae la energía a su interior independientemente del material con que haya sido fabricada.

3º) La energía se desliza desde el vértice por las cuatro aristas y se hace más densa en el interior, la base no aporta nada, si es necesaria para sujetar la estructura se puede poner, pero no aporta mayor densidad a la misma, tampoco lo hacen sus caras cerradas ni tampoco el imitar en las medidas a la de Keops la hace más potente. He comprobado que las que menos densidad energética aportan son las más estilizadas, es decir, las que tienen mayor altura y la distancia de sus lados más corta y las que mayor las que tienen la altura menor y mayor distancia en los laterales de su base, pero he de decir que realmente no son muy importantes las variaciones, las que emulan en mediadas a la de Keops, están en el termino medio, por tanto que cada cual construya su estructura de acuerdo a las medidas que entienda mejor en su caso, eso sí, con base o sin ella es necesario que la distancia de los cuatro lados de la base no registre diferencias notables.

4º) Es muy importante el lugar elegido para situar la pirámide, para conseguir unos resultados óptimos toda la base debería ocupar un lugar neutro, si la ponemos sobre una geopatía esta restará densidad a la energía generada por la estructura. Ejemplo: una estructura simple como la de la foto superior colocada sobre un lugar neutro de 7600 UB eleva la densidad en el interior hasta 11300 UB, si la calidad biotica fuese de 8000 UB posiblemente el registro final sería de 11600 UB aprox., pero que ocurre cuando una línea Hartmann surca la base de la estructura, pues muy simple, la calidad biótica inicial descendería y el resultado final también, no es que la geopatía inutilice nuestro  dispositivo, simplemente le resta potencia.

5º) En una estructura simple  podemos pasar varias horas bajo ella, pero si he de marcar unas pautas me inclino por pasar 1/2 hora diaria, esto serviría para restaurar los niveles perdidos diariamente por la permanencia en distintas geopatías, digamos que este sería el mantenimiento diario, pero si sospechamos que nuestro nivel bioenergético es bajo o muy bajo, deberíamos permanecer en su interior 2 horas y tras descansar una hora podríamos repetir sesión, pero aumentando las sesiones paulatinamente, una vez que sintamos que nuestros niveles son correctos, volveríamos al mantenimiento, la estructura piramidal debería ser de uso cotidiano para nuestro cuerpo, el agua, las medicinas y algunos alimentos.

  

Considero de interés general todos los datos aportados en este artículo, tanto para piramidólogos como para todos aquellos que quieran adentrarse en el poder energético de las pirámides.

 

 

                  

 

                                                     Epifanio Alcañiz

                                                      Investigador de las energías telúricas

 

www.radiestesiaysalud.com

zahori33@yahoo.es

 

                                             

                                                                              VOLVER AL MENU